INICIONOSOTROSMARCO ETICO

Marco Ético

VALORES

-La Infancia como el espacio vital más frágil y más fértil para el desarrollo humano de la sociedad.

-La Familia como espacio fundamental para el ser humano en todos las etapas de su vida.

-La Adopción como institución social que facilita el amor incondicional hacia otro ser humano a través de la protección del niño, niña o adolescente y la constitución o fortalecimiento de la familia como institución.

-Justicia para enfrentar constructivamente todo obstáculo, traba, condición, creencia, conducta, acto, o medida, o legislación que vulneren o viole los derechos y la dignidad del niño, niña o adolescente y la de cualquier persona, en su derecho a constituir y poseer y desarrollar su propia familia.

-Servicio nos mueve el bienestar de los niños, niñas y adolescentes así como el de las personas que desean conformar una familia feliz y somos servidores de esta causa y de todos aquellos que la vivan o la compartan.

-Honestidad para actuar de buena fe, inspirados y movidos siempre por la verdad y por nuestras legítimos valores y creencias.

-Transparencia, porque es una fortaleza poder compartir abiertamente lo que hacemos ya que lo hacemos por el bien de todos, todos tienen derecho a saber lo que hacemos.

-El Diálogo y la Cooperación como las formas más elevadas de participación democrática. Porque es más real (aunque sea más difícil) hacerlo en conjunto todos los interesados que, alcanzar metas excluyendo a otros actores sociales de los procesos de construcción. Ante todo buscamos soluciones que contribuyan a la felicidad, no poder.

-Excelencia en la administración de lo social, todos quienes intervenimos de una u otra manera en la transformación de lo social, debemos hacerlo con entusiasmo, compromiso, calidad y profesionalismo, procurando siempre la mayor efectividad y la mayor eficiencia.

-Tolerancia y respeto a las diferencias, Porque en la adopción se evidencia la aceptación de las diferencias, la no discriminación y la búsqueda libre y conjunta del bienestar y la realización humana. Porque la diversidad y la pluralidad son riqueza y no limitación para la vida del ser humano. Las diferencias por sí mismas no suelen ser amenazas, porque permitir que se transformen en tales.

-Perseverancia, para trascender a nuestra propia paciencia, nuestras frustraciones, nuestras limitaciones, nuestros riesgos y privilegiar siempre los resultados a favor de nuestros objetivos.

-Disciplina, para cumplir día a día, sin prisa pero sin pausa con nuestra misión. Para aprender de nuestros errores y transformarnos a pesar de nuestros propios prejuicios y rezagos a favor de nosotros mismos, nuestra institución y su misión.

-Humildad, reconocer nuestras fallas y poder enmendarlas con autenticidad y responsablemente. Para permanecer siempre dispuestos al servicio, aún cuando los demás vean en nosotros cualidades, que de cierto están en ellos cuando las reconocen en nosotros.

 


PRINCIPIOS

1. El primer y principal interés de PROADOPCION es y será la prioridad absoluta, el interés superior y la protección integral de las niñas, de los niños y de los adolescentes.

2. Suscribimos, estimulamos y colaboramos con toda forma de apoyo personal, familiar, comunitario e institucional que, movido por el interés superior del niño o la niña, se produzca en forma oportuna, con el deseo de que el niño o la niña pueda vivir, disfrutar y nutrirse de su familia (de origen o sustituta) especialmente durante las etapas más críticas y de mayor vulnerabilidad en la evolución de una persona (infancia y adolescencia)

3. El amor antecede y promueve cualquier lazo, nexo o vínculo entre las personas. En adopción, el amor es primero. Así como entendemos y aceptamos que las relaciones familiares fundadas en la genética y la unión carnal humana, convencionalmente obligan al afecto. Los lazos originados en una decisión conciente y un proceso legal y socialmente establecido como es la institución de la adopción, también los fomentan y garantizan entre padres e hijos adoptivos.

4. Promovemos una cultura de adopción fundada y orientada a la protección integral y definitiva a los niños niñas y adolescentes en condiciones legalmente reconocidas de ser acogidos o adoptados. En donde se valore la familia, la vida humana, la vida familiar y la comunidad. Se evite y prevenga el abandono, se promueva la solidaridad, el altruismo, el acogimiento familiar y la adopción, como formas complementarias que permiten garantizarle a todo ser humano, nacido o venido a esta tierra, contar con el amor y cuidados de SU familia.

5. Valoramos y apreciamos la institución social de la adopción, como una institución que promueve los sentimientos altruistas de la persona en tanto propicia y promueve una oportunidad de realizar un acto de amor incondicional hacia otro ser humano, independiente y distinto a nosotros, a quien hacemos parte nuestra, con quien constituimos y/o fortalecemos nuestra familia y, a quien damos y debemos dar lo mejor de nosotros mismos, desde nuestro particular vínculo como familia adoptiva, como madres, padres, hermanos, hermanas, abuelos y abuelas, tíos, tías, primos y primas.

6. Promovemos la adopción como una institución social históricamente probada, consagrada en la Ley, y siempre que sea realizada por los medios y formas establecidos legítima y legalmente, en apego a las leyes internacionales, los acuerdos suscritos entre las naciones y la legislación nacional vigente.

7. Impulsamos y defendemos la adopción como un proceso, humano, jurídico y administrativo. El cual debe ser necesariamente: pertinente, oportuno, transparente, expedito y gratuito.

8. Creemos, y contribuimos con nuestro trabajo al fortalecimiento de la familia como la asociación natural de la sociedad y como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Creemos que las relaciones familiares se basan en la igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, el esfuerzo común, la compresión mutua y el respeto recíproco entre sus integrantes.

9. Trabajamos a favor de la desmitificación de la adopción, del combate a los tabúes que encierra, a favor del abordaje abierto, sincero y desprejuiciado de la misma.

10. Contribuimos y coadyuvamos para que se asuma la responsabilidad, materna, paterna y familiar en general y su fortalecimiento en la sociedad como deberes irrenunciables de las personas hacia su propia familia y en especial hacia los niños niñas y adolescentes pertenecientes a ella. Para Proadopción, la familia es responsable de forma prioritaria, inmediata e indeclinable, de asegurar que todos sus niños niñas y adolescentes disfruten plena y efectivamente de sus derechos y garantías.

11. Para Proadopción, el adoptar es una decisión respetable, que prácticamente en cualquier circunstancia, produce temores, dudas, inquietudes pero, sobre todo es una decisión con la cual se atraviesan todas esas inquietudes, dudas y temores, se asumen riesgos y muy especialmente se asumen responsabilidades de forma conciente para con otro ser humano, ajeno, distinto y diferente, en muchos casos, desconocido.

12. Rechazamos cualquier forma social, política ideológica, administrativa, mediante la cual se pretenda desconocer, minimizar, subestimar y desmerecer la adopción como institución, mucho menos cuando se hace contraponiendo, la prioridad u opción preferencial por medidas de protección. a la institución social de la adopción

13. Promovemos con decisión y firmeza que las adopciones legales recuperen su legítimo espacio en la sociedad venezolana y para que se reduzcan los casos de entregas directas de niños niñas y adolescentes ocurridos al margen de la Ley y que dan lugar a sospechas, desconfianza, inseguridad jurídica, propician el delito de tráfico y la indiferencia o tolerancia hacia el mismo ya que se favorece el comercio con niños niñas y adolescentes, evaden o imposibilitan aspectos fundamentales como el manejo sincero y transparente de la historia personal, el derecho a conocer sus orígenes y a sus padres y a ser criado por ellos, el derecho a una adecuada asesoría a las personas y familias copartícipes de estos procesos, entiéndase madres, padres biológicos, familias de origen y padres y madres receptores o familias receptoras de los niños niñas y adolescentes.

14. Favorecemos y recomendamos la inserción del niño niña o adolescente en una familia sustituta o adoptante, cuando se verifique objetiva y materialmente que la permanencia en su familia de origen es contraria a su interés superior y el riesgo al que se le expone el niño la niña, o adolescente permaneciendo en ella, pueda involucrar, además de la persistente vulneración de sus derechos, un daño irreversible o de consecuencias negativas para su vida, para la comunidad y para la sociedad en general.

15. Favorecemos y aceptamos la inserción de niños y niñas en entidades de atención, única y exclusivamente con carácter provisional y transitorio, hasta tanto se resuelve -de forma expedita y dentro de lapsos razonables- la situación que está afectando negativamente el vínculo entre el niño niña y adolescente y su familia de origen o, se coloque familiarmente al niño niña o adolescente en una familia sustituta provisionalmente o con miras a su adopción plena. La institucionalización sólo excepcionalmente la consideramos una medida de protección semi-permanente, en aquellos casos que materialmente no se les haya podido ni reinsertar ni colocar, ni adoptar, nacional ni internacionalmente.

16. Proadopción está de acuerdo en agotar todos los pasos para alcanzar una sana y feliz reinserción familiar, siempre y cuando, a favor del éxito de dicho proceso se brinde el adecuado soporte social, económico, técnico y humano a la familia de origen a la que se intenta reinsertar el niño o la niña, y se brinden también todas las garantías a favor del interés superior del niño o la niña, de que no se repitan o reproduzcan las causasque provocaron la separación del niño o niña de su familia de origen u otras que causas que igualmente podrían ameritar una medida desvinculación del medio familiar.

17. Promovemos la institución de la adopción, con visión realista y auténtico sentido altruista. Cuidamos y procuramos que la adopción, no se asocie ni en la práctica social, ni ideológicamente con la reproducción y persistencia de problemas y condiciones sociales preexistentes a ella, tales como abandono, irresponsabilidad familiar, evasión social y estatal de la integración y fortalecimiento familiar, entre otros.

18. Proadopción promueve que, en casos de niños niñas y adolescentes adoptables en Venezuela que, por cualquier circunstancia, con necesidades especiales o no, se les haya dificultado y/o se les haya postergado perjudicialmente su colocación familiar y/o su adopción, emprender proactivamente campañas dirigidas a la busca internacional y selectiva de familias adecuadas idóneas para asumir el disfrute pleno y efectivo de sus derechos y garantías

19. Promovemos y facilitamos el derecho de los niños, niñas y adolescentes adoptados a conocer a sus padres, su identidad, su historia personal y familiar, así como el acceso a su legado cultural, étnico e histórico.

20. Rechazamos toda forma de acogimiento familiar, colocación familiar o modalidad adoptiva, en donde el rompimiento o extinción el vínculo entre el niño la niña o el adolescente y su progenitora, su familia biológica o familia de origen, pueda ser vulnerado, argumentando meramente las condiciones socioeconómicas precarias o de pobreza en las que vive el núcleo familiar o la familia extendida, sin que medien otras consideraciones que garanticen su supervivencia y plenos derechos en ese contexto socioeconómico.

21. Rechazamos cualquier entrega de niños y niñas desvinculados de su medio familiar a miembros de su familia de origen y/o familias extendidas, en las que no medien formalmente o no se argumenten otras consideraciones que la mera consanguineidad (o al menos no consten válidamente, otras razones o argumentos) Sin ningún tipo de evaluación o sin procurar o garantizar algún tipo de seguimiento, o en circunstancias en donde se pueda estar forzando un vínculo filial que, si bien existe biológicamente, no tiene porqué operar a favor del interés superior o del bienestar integral del niño, la niña o adolescente.

22. Estamos en contra de la ausencia de responsabilidades, de sanciones, de apoyos y de lapsos límites frente a la vulneración regular y recurrente de los derechos de los niños niñas y adolescentes, lo cual hace que, la familia de origen se transforme en un valor per se. Capaz de anular o de suspender indefinidamente y sin consecuencias, todos los derechos humanos de una persona.

23. Rechazamos cualquier forma de pago, de lucro, remuneración, emolumento u obsequio proveniente u originado a raíz de un proceso de adopción o motivado por el interés de alguna persona en adoptar a un niño, una niña o un adolescente..

24. Rechazamos abiertamente cualquier forma de tráfico de niños niñas y adolescentes por cualquiera sean las razones o motivos por los que se las pretenda justificar. Entendemos como una realidad insoslayable y sumamente preocupante que en territorio venezolano se continuen con la licencia de toda la sociedad venezolana, produciendo entregas de niños y niñas no controladas por la Ley, mientras se entraban o retrasan los procesos legales.0.

25. Proadopción es una Asociación Civil sin ninguna afiliación político- partidista, ni comprometida confesionalmente con algún credo o secta religiosa.

26. Rechazamos la discriminación y exclusión social en cualquiera de sus manifestaciones, en especial aquella de la que son o pueden ser objeto niños niñas y adolescentes desvinculados de su medio familiar, por su edad, sexo, origen étnico, características raciales, número de hermanos, entre otras. En tal sentido trabajamos porque dichas tendencias en los procesos de adopción sean moderadas por la racionalidad, por la igualdad de oportunidades y por el abordaje conciente y sincero de los valores y costumbre que perjudican a otras personas.

27. Rechazamos cualquier discriminación social, comunitaria, familiar y personal que pueda suscitarse contra cualquiera de las personas que participan de un proceso de adopción, léase: la persona adoptada, la persona adoptante o la familia adoptiva.