Fortalezas de la Institución de la Adopción FortalezasPD.pdf

Si aún no dispone de Acrobat Reader, obténgalo gratis

Comité de Trabajo “ Todos por la Adopción”
Expone: José G. Fernández (PROADOPCION)

 

  Conclusión

  •  Las fortalezas de la institución de la adopción, sólo son efectivas en la medida que la institución se mantenga robusta y activa en nuestra sociedad

  •  

    Obstáculos Para un Adecuado Sistema de Adopción

    (PROADOPCION)                         

    “El Juego está trancado”...

    Nula capacidad de intervención institucional  y/o comunitaria en apoyo a las familias

    Baja capacidad para estrechar y fortalecer vínculos entre los niños y niñas, con sus familias de origen

    Ineficacia técnica e institucional en la producción de procesos de reinserción familiar

    Ausencia de promoción y de programas efectivos de familias sustitutas

    Bajísimo número de colocaciones familiares, en relación con el número de institucionalizaciones

    Insuficiente capacidad para evaluar y dictaminar adoptabilidad

    Ausencia aún de jurisprudencia que permita dimensionar y precisar y agilizar aquellos casos que ameritan procesos si bien “delicados” a veces también perentorios, como la privación de patria potestad

    Luego entonces, todo lo anterior conspira para que se entronice la institucionalización de niñas, niños y adolescentes, pasando a ser la mejor y la única medida efectivamente disponible a la hora de brindar protección.

    La familia resulta la institución más golpeada por la ineficacia e ineficiencia del sistema de protección

    Cuando no se le apoya ni fortalece

    Cuando se omite el fortalecimiento de los vínculos que la producen y mantienen

    Cuando no procuramos oportunamente una familia sustituta a los niños y niñas que la ameritan

    Cuando las adopciones reducen su promedio anual sin que se interprete que tal reducción puede estar ocasionando la privación de una medida de protección adecuada a un niño o una niña venezolana

    Cuando adicionalmente, el énfasis predominante de la Ley, tiende a desconocer y no promover a la familia como un actor social legítimo, con identidad propia con la capacidad de emprender la defensa de sus derechos e intereses. ¿Es acaso la familia un derecho más?

    La Ley promueve la cooperación y la corresponsabilidad y define los actores fundamentales

    Si bien desde el nuevo paradigma se definen tres actores fundamentales (Estado, Sociedad Civil y Familias) y se pretende además impulsar la cooperación entre ellos y la corresponsabilidad de los mismos.

    La práctica tanto sociocultural como política venezolana, evidencia un muy pobre proceso de adecuación a la Ley en esta materia. Podríamos comenzar -por ejemplo- por poner en común o compartir los objetivos y metas que consensualmente aspiramos obtener todos a favor de nuestra infancia y nuestra juventud.

    No tenemos una visión ni integral, ni integrada del proceso

    Ninguno de los actores del sistema protección, a excepción quizás de quienes trabajan y están directamente a cargo del cuidado diario, pareciera la empatía adecuada con la realidad y la urgencia que son inherentes a la edad, al sexo, al proceso evolutivo,a las necesidades, dificultades, oportunidades e intereses del niño niña o adolescente desvinculado de su medio familiar y quien, adicionalmente, se encuentra institucionalizado

    Antes que, buscar complementar con los de los demás actores del sistema, nuestros puntos de vista para tener una visión más integral del problema y abordarlo con un sentido estratégico y humano, tendemos a parcelar perniciosamente la realidad.

    Nuestra legislación mantiene, de forma cónsona con nuestra realidad, su énfasis en una perspectiva de derechos

    Sin embargo, no logramos aún un construir espacios apropiados y significativos socialmente para el ejercicio de nuestros deberes como ciudadanos.

    Al interpretar la Ley, solemos justificar incluso la indignidad de las personas, de los ciudadanos y de las familias, bajo la premisa vergonzosa, de la ausencia u omisión del Estado en el pasado reciente. Tendemos sin saberlo, a eximir o postergar el específico rol protagónico y responsable de las personas y familias en la sociedad.

    El Proceso

    Se observa que las personas que aspiran e intentan convertirse en padres adoptivos se encuentran frustrados y decepcionados

    Hace falta un proceso de inducción preliminar

    Existe la ausencia de campañas informativas que estimulen la legalidad del proceso de adopción y promuevan una adecuada cultura de adopción en Venezuela

    Se produce regularmente, una duplicidad y hasta triplicidad en los informes sociales y contenidos de las             investigaciones socio-legales requeridas para impulsar el proceso legal y la solución de las circunstancias que originan la desvinculación del medio familiar.

    Ausencia de estandarización efectiva de los distintos tipos de informes que se requieren a lo largo de un proceso de adopción.

    Lentitud y dificultad para producir el pareo, o también denominado match, entre los niños, niñas o adolescentes susceptibles de ser adoptados y las familias adoptivas postulantes

    No existe una definición convencional y válida, a cerca de la duración o lapsos máximos de permanencia, recomendables para que un niño o una niña (de acuerdo a su edad) permanezcan institucionalizados, antes de ser favorecidos en atención a su interés superior por el dictámen de una medida más definitiva como una familia sustituta o una adopción

    El acceso, evaluación y consideración de personas y familias idóneas para adoptar, es elitesco, en la medida que no se ha comunica do abierta y públicamente un proceso universal . Sólo acceden quienes están próximos por una u otra razón a las fuentes de información y/o decisión.

    No se promueve, desde el interés general, la búsqueda proactiva y muchas veces urgente de familias sustitutas o padres adoptantes adecuados que, estén en disposición y condiciones de hacerse cargo de niños, niñas o adolescentes con necesidades especiales o alguna condición que conspire contra su adopción por parte del común de padres sustitutos disponibles.

    No se cuenta con un adecuado sistema de seguimiento al niño adoptado y la familia adoptiva. Hasta ahora, no se brinda apoyo y asistencia a la familia adoptiva para, además del control y evaluación legal del proceso, se produzca también el acompañamiento necesario que contribuya al éxito del proceso.

      

    Conclusión

    Los obstáculos están aquí para ser superados.

    Nosotros estamos aquí para superarlos juntos.

    Nuestro futuro no espera por nosotros, ni nosotros esperaremos pasivos por el.